Tarta Oreo

Nunca había probado las galletas Oreo (¿Cómo??) Pues eso…así que aproveché esta tarta para hacerlo y madre mía, ¡qué buenas! Y en esta tarta, más. He leído varias recetas y variantes de esta tarta. Los pasos son los mismos…quizá a veces se cambia el orden. Aquí os la dejo… Buenísima.

Ingredientes

2 bolsas de galletas Oreo

5 láminas de gelatina neutra / 6 gr Instangel (gelatina en polvo)

Medio litro de nata

50 gr mantequilla

100 gr aprox. azúcar glas

400 gr queso (mascarpone)


1) Triturar las galletas Oreo (separando la nata del relleno, que reservaremos).
2) Disolver la mantequilla y mezclarla con las galletas trituradas (guardar unas cuantas para el relleno). Formar la base, dándole con las manos consistencia. Reservarla en el congelador.
3) Para el relleno: poner en un bol el queso junto a la nata sobrante de las galletas. Aquí yo añadí también el resto de galletas trituradas que había guardado. Mezclar junto con el azúcar.
4) Deshacer la gelatina en 3 cucharadas de nata templada. (O preparar el Instangel para la nata que se va a montar).
5) Montar la nata (una vez montada, añado en este momento la gelatina en polvo). Añadir la crema anterior en movimientos envolventes en la nata.

6) Pasar la mezcla al molde (tras retirarlo del congelador donde se ha asentado la base) y decorar al gusto.

Rincones… Bombonería La Colmena

 

Me sorprende que apenas halle información de esta histórica pastelería. Estamos (los blogs) tan absorbidos por lo foráneo que nos olvidamos de parar y mirar aquello más cercano… Paseo una vez más delante de la pastelería-confitería La Colmena… Situada en pleno casco antiguo de la ciudad, veo cómo una dependienta saca bandejas y más bandejas de dulces. Leo después que es donde se elaboran los caramelos artesanos más antiguos de España y que Francesc Roig, su propietario, adquirió este local en 1928 tras haber emigrado al Oeste americano a finales del siglo XIX.

La verdad es que hasta hoy no sabía nada de su historia. Simplemente me acercaba ante su siempre llamativo escaparate. Hoy he decidido quedarme unos minutillos más a mirar…

 

 

 

Bombonería La Colmena

Plaça de l’ Àngel, 12 (Barcelona).

Entre Jaume I y Llibreteria.

Born-La Ribera

 

Bizcochos de soletilla (Melindros)

La verdad es que en cuanto vi esta receta, me entraron unas ganas irrefrenables de hacer ‘melindros’. Así que me puse y en poquísimo tiempo, mi bandeja estaba repleta de bizcochos de soletilla. Para hacerlos, seguí la receta de Muffin Galaxy.    Como se ve, aún tengo que seguir practicando con la manga pastelera para que me queden mejor (echar no mucha masa porque se extienden bastante) y quizá (aunque no he visto por ninguna otra receta alguna aroma) añadirle un poquito de azúcar avainillado o limón…

  Ingredientes

3 huevos

100 gr azúcar normal

75 gr de harina tamizada

Azúcar glas (decorar)

1) Precalentar el horno a 180ºC
2) Separar las claras de las yemas de los huevos. Batir un poco las claras y agregar la mitad del azúcar hasta que estén bien montadas.
3) En otro recipiente, batir las yemas con el resto del azúcar hasta que blanqueen. Añadir la harina tamizada poco a poco.
A continuación, añadir las claras montadas a las yemas con harina. Intentar que no se bajen y mezclar bien con una espátula toda la masa.
4) Preparar la bandeja con papel de horno y formar los bizcochos con una manga pastelera.
5) Espolvorear un poco (¡yo me pasé!) de azúcar glas por encima para que se forme la capa crujiente característica.
6) Hornear a 180ºC durante unos 10 minutos (hay que estar atentos porque se hacen bastante rápido).
¡Listos!

Macarons

 

El macaron que se conoce hoy en día es el macaron Gerbert, creado en los años 1880 en el barrio parisino de Beleville. A continuación, se dio a conocer al público gracias a dos establecimientos del Barrio Latino de París: el salón de té Pons, que ahora ya no existe, y la famosa casa Ladurée , que les daba diferentes tonalidades para diferenciarlos en función de su sabor. (Fuente)

El 20 de marzo fue el ‘Día de los Macarons’ (sí, ¡existe un día para todo!) y Gadgets de Cuina ofreció otra clase demostrativa. La verdad es que nunca había probado los macarons y el pedacito que probé ayer estaba delicioso. Aunque su fama se debe a los franceses, parece ser que el verdadero origen de este pastelito es Italiano. Se dice que procede de Venecia y que ‘maccherone’ era una ‘pasta fina’ que nació allí. Orígenes aparte, ¡están deliciosos!

Dejo la receta por aquí…espero hacerlos pronto y compartir la experiencia 🙂

Ingredientes

3 claras de huevo pasteurizadas  Esta cantidad de claras equivale a unos 50-75 gr.

30 gr azúcar

200 azúcar glas

125 gr harina de almendra

Colorantes en pasta

1) Se trituran bien en una picadora la almendra i el azúcar glas. Debe quedar muy muy fino, para que no existan grumos. Después deberá tamizarse también (esto es muy importante).

2) Montar las claras con el azúcar (Si se usan claras de huevo ‘normales’ deben guardarse en la nevera un mínimo de 3 días antes de usarlas, para ‘envejecerlas’ y evita que la clara sea firma ya que esto puede encoger los macarons). Asimismo, las claras montan mejor si están a temperatura ambiente. Se montan primero con una parte del azúcar y cuando están a medio montar, se añade el resto del azúcar aumentando la velocidad. Cuando las claras, al dar la vuelta del recipiente donde se hayan trabajo, no se caigan, estarán listas.

3) Ahora llega quizá la parte más importante: la mezcla de la almendra con el merengue realizado. Poco a poco, no de golpe removemos con una espátula de silicona y con movimientos envolventes de abajo hacia arriba para que coja aire ( a esto en francés es a lo que se llama ‘macaronner’). No debe quedarse nada pegado en las paredes ya que si no el macaron se agrietará. Cuando la mezcla esté bien mezclada, se va añadiendo el resto. De vez en cuando hay que extender la masa por las paredes del recipiente para asegurarnos de que no queden grumos.

4) Dividimos la masa y teñimos con colorante en pasta (no líquido). En este momento también se puede añadir aroma (concentrados, vainilla)…pero poco para que no diluya demasiado el sabor a almendra.

(Nota: Si se quieren hacer de chocolate, restar los gramos de chocolate a la almendra inicial añadida y tamizarlo también en los pasos previos)

5) Con una manga pastelera (quitándole previamente el aire) y sosteniéndola verticalmente, vamos rellenando el molde de macarons, no llenando la circunferencia entera (dejando espacio porque en el horno se expandirán un poquito). Damos unos golpecitos a la plancha para que se extienda la masa y se eliminen los picos realizados con la manga.

6) Por último, los dejamos en la nevera entre 30-45 minutos para lograr el efecto ‘faldón’ tan característico de los macarons y su textura brillante.

7) Con el horno precalentado a 155+C, calor arriba y abajo y ventilador los ponemos entre 12-14 minutos.

Dejamos enfriar bien al sacarlos del horno antes de desmoldarlos y ¡ya tenemos macarons! En caja metálica duran hasta 2 meses.  Podemos rellenarlos con ganache de chocolate (200 gr chocolate, 200 gr nata del 35%), añadirle pasta de frutas o hacer una crema pastelera combinada con avellanas, pistachos o café soluble. ¡Buenísimos!

 

 

 

Crema catalana

Un clásico del día de hoy, la crema catalana o crema Sant Josep. Una de las pocas recetas que me llega de mi madre 🙂 Así que aquí la pongo…

Ingredientes

1 litro de leche (+ un vaso)

Una ramita de canela

Piel de limón

40 gr maicena

8 yemas de huevo

125 gr azúcar

Se mezclan las yemas con el azúcar.

Se pone el litro de leche al fuego, en un cazo. Se le añade la piel de limón y la ramita de canela. Mi madre las deja hasta el final. No las cuela en ningún momento. También se le añaden los huevos y el azúcar que hemos mezclado previamente. Se pone a fuego medio.

Aparte, en un vaso se pone leche y se le añade la maicena. La disolvemos.

Cuando empieza a hervir la mezcla de leche, huevos… se le va agregando poco a poco la leche con maicena. De esta forma y removiendo sin parar va espesando.

La repartimos en pequeñas cazuelas y la dejamos enfriar al menos una hora. Entonces ya podemos quemarla con la plancha especial para quemar (la que se calienta en el fuego) o con soplete.

Está buenísima… y eso que a mí no me gusta la canela 🙂

In English

El blog de Imaginativa + Madeira Sponge Cake

La verdad es que encontrar el blog de Imaginativa fue puro azar. Encontré un anuncio perdido en Internet de un sitio cercano donde se hacían cursos de repostería. Pedí información (El món de la llar, c/Rogent 12, Barcelona) y enseguida me gustó el trato. Lo corroboré enseguida visitándolos y conociendo un poco más la tienda. Situada en el Clot, muy cerquita de Renfe, me iba genial en cuanto a localización. Me enteré que hacía muy poquito que habían empezado y que los cursos los daba la responsable del Blog de Imaginativa.

Allí hice un curso de cupcakes y Tartas I de Fondant. Puedo decir que Imaginaiva me descubrió el mundo del fondant! Que aunque no nos llevamos demasiado, tiene enormes posibilidades.

Para el curso de tartas fondant tuvimos que hacer un Madeira Sponge Cake, un bizcocho durito, que pudiera servir para modelarse y resistir el peso de la pasta de azúcar.

Imaginativa es eso: alguien lleno de imaginación e ideas que hace que lo parece imposible al empezar una clase se vuelva posible en cuestión de pocas horitas.

Comparto la receta de este bizcocho que está en su blog.

MADEIRA SPONGE CAKE

                                                                (Imagen extraída de El Blog de Imaginativa).

Instrucciones

Precalentar el horno a 160º (Importante que sea a esta temperatura, no más alta).
En un bol, batir la mantequilla con el azúcar hasta que quede un crema blanquecina.
Después, añadir uno a uno los huevos hasta que estén integrados.

Añadir el aroma (ralladura de limón, naranja, vainilla o cacao en polvo). Seguir batiendo.

Tamizar la harina junto con la levadura y la sal; y mientras ir incorporando cucharada a cucharada hasta acabar.
Untar el molde con mantequilla. Añadir la mezcla yponerlo en el horno unos 45 minutos-1 hora.

Este bizcocho (que parece tan fácil) nos estresó un poco a algunas del curso. En mi caso, el problema es que no conseguía medir los 5-7 cm requeridos. Creo que era problema de mi horno, así que lo solucioné usando dos bizcochos en vez de uno.

Gracias, Imaginativa, por todo lo que nos enseñas. Lo último: cómo hacer sprinkles.

Marian Keyes

Marian Keyes es una autora de la llamada literatura ‘chick lit’: novelas ligeras, de chicas, con grandes dosis de humor y de gran éxito. Marian Keyes es también conocida por su lucha contra la depresión. Seguro que las portadas de sus libros os suenan. Pues bien, ya hace días que en varias librerías de Barcelona vi este libro de cocina de la autora. Tiene muy buena pinta y en él cuenta cómo la cocina la ha ayudado con su enfermedad. Se titula ‘Saved by Cake’ (Salvada por las tartas). Ningún secreto: cocinar desestresa y es terapéutico. Lo cuenta también en este vídeo promocional…