Sorrentinos de ricotta y verduras

sorrentinos_pieintheskybcn

Por fin he tenido un poco de tiempo para hacer pasta fresca. Ya sabéis que me encanta pero a veces da pereza ponerse a hacerla, aunque cada vez merezca mucho la pena. Esta vez he hecho “sorrentinos”, un tipo de pasta que suelen hacer en Argentina y cuyo origen se encuentra, al parecer, en un restaurante de  Mar de Plata. Para hacer la masa de pasta, la he hecho de forma incluso más sencilla que otras veces, obviando la harina de sémola y directamente con la harina 00. El sabor no es tan intenso pero queda menos dura y, por tanto, más digerible. El relleno también es muy sencillito…Espero que os guste el resultado.

Masa de pasta (2-3 personas)

200 gr de harina 00

2 huevos

Una pizca de sal

2 cucharadas de aceite

Relleno

250 gr de queso ricotta o similar (como el mató)

Media cebolla

1 pimiento verde

2 pimiento rojo

 

Salsa de tomate (opcional)

3-4 tomates maduros

1 ajo

Orégano

Un poco de vino blanco

Media cebolla

Aceite

Para decorar: semillas de sésamo negro

sorr4-1_pie

Para preparar la pasta, como siempre,  en una superficie limpia o en un recipiente formamos un círculo o corona con la harina a la que habremos añadido una pizca de sal. En esa corona hacemos un agujero central donde ponemos los huevos que batiremos con un tenedor. Poco a poco podemos ir incorporando la harina de la corona al centro, mezclándola con el huevo. Mezclamos bien hasta formar una bola/masa más o menos compacta y amasamos durante 5 minutos. El resultado debe ser una masa no muy pegajosa. Cuando está casi lista, untamos la superficie con un poco de aceite, la envolvemos en film transparente y la ponemos en la nevera unos 15-30 minutos.

En este punto podemos preparar el relleno: en un sartén hacemos lentamente la cebolla bien cortada, añadimos un poco de vino blanco y a continuación, los pimientos bien cortados. Añadimos un poco de agua y dejamos que se haga lentamente. Cuando esté listo y frío, mezclamos (colando previamente el aceite), estas verduras con el queso ricotta. Dejamos enfriar un rato en la nevera mientras preparamos los sorrentinos propiamente dichos.

Sacamos las masas de pasta de la nevera y las dividimos en dos (este proceso podemos ir haciéndolo con los sobrantes de masa que nos vayan quedando). Estiramos con la máquina de pasta o con un rodillo y deben quedarnos dos láminas finas, casi translúcidas. En una de ellas, haremos con un cortagalletas (o un el borde de un vasito mismo)  las formas de los sorrentinos. En los bordes pondremos un poco de agua para se peguen con la lámina superior cuando la pongamos. Ahora sí, ya podemos sacar el relleno y poner un poco en el centro de los sorrentinos. Luego, pondremos la lámina de encima, marcaremos bien con los dedos y volveremos a pasar los cortagalletas para el corte definitivo. Reservamos en un plato espolvoréandolos de harina para que no se peguen entre sí.

Por último, la salsa. No suelo poner salsa de tomate con pasta fresca pero vi que solían prepararse así, de modo que hice el intento 🙂 En una sartén, rallamos los tomates con un poco de aceite y un ajo. Dejamos que se haga lentamente. A continuación, añadimos la media cebolla cortada y un poco de orégano. Dejamos que espese un poco.

Ahora ya lo tenemos todo: solo falta hervir en abundante agua con sal los sorrentinos, esperar a que estos suban a la superficie (signo de que están listos) y terminar la cocción mezclándolos con la salsa de tomate. Finalmente, solo queda emplatarlos y decorarlos con una semillas de sésamo negro.

Descrito tan detalladamente, parece que lleva muuuucho trabajo 🙂 pero cuando te acostumbras lleva menos tiempo que preparar un arroz o cualquier otro plato… La pasta fresca puede congelarse (de hecho mientras yo preparo la salsa, a veces la dejo en el congelador) y así adquiere, a mi gusto, mayor firmeza y es más difícil que “se desmonte” al hervirla…

Por último, hoy domingo os dejo con la versión de Alexa Narvaez de The Magnetic Zeros, una canción que siempre me pone de buen humor 😀 ¡Buen domingo!

Raviolis rellenos de calabaza y amaretti

Realmente me estoy dando cuenta de que cuesta encontrar buenos rellenos para pasta… Busco en blogs italianos y españoles, y nada… me cuesta encontrar aquello que busco 🙂

Últimamente me he dedicado a probar distintos tipos de pasta fresca. En concreto, he probado la pasta fresca de: Pili La Pasta, Taller de pasta, Farina y la del supermercado italiano de la calle Valencia. Este último lugar es para mí el mejor pero cuando pregunté al dueño, me contó que la traían de Italia. Es decir, no la hacían ellos. Me reservo la opinión individualizada de cada uno de estos sitios. Recomiendo la de este supermercado donde además pueden adquirirse numerosos productos italianos (los amaretti, por ejemplo) y la atención al cliente es inmejorable 🙂 Respecto al resto, sigo prefiriendo hacerla en casa yo misma, dedicarle una mañana y congelarla…Vale la pena.

Aquí os dejo una de mis recetas favoritas… Una excusa perfecta para comer calabaza, que me encanta 🙂

 

Ravioli de zucca e amaretti

Relleno

Unos 500 gr de calabaza troceada

Amaretti (3-4 galletas troceadas en función de la cantidad de calabaza. Esta galleta es súper dulce y la calabaza también lo es, así que no conviene pasarse)

Queso rallado

1 Cebolla

Para preparar el relleno: en una sartén debe freírse la calabaza bien troceada hasta que quede blandita. Le añadimos la cebolla troceada y un poco de sal. Cuando esté listo, lo trituramos todo junto con un poco de queso rallado. Dejamos enfriar hasta rellenar la pasta.

Para la receta de la masa/pasta fresca: ver aquí

Para acompañar, una salsa ligera: mantequilla aromatizada con hojas de albahaca.

Nota:  Uno de los blogs que he descubierto que contiene algunas buenas recetas de rellenos es el de Cocina entre primos,  así que por aquí lo dejo.  🙂

 

http://www.tallerdepasta.com/

Raviolis rellenos de bacalao

Tras la clase, me animé a probar en casa lo que había aprendido esa mañana. No tengo máquina de pasta -aún- así que saqué mi rodillo de amasar y miré qué tenía en la nevera para improvisar un relleno.
Así que empecé con esta preparación:

Ingredientes del relleno
1 pimiento rojo
2 dientes de ajo
sal, pimienta
Bacalao desalado y sin espinas
Media cebolla
Media patata grande
Aceite

Freímos a fuego lento los pimientos cortados en tiras o trozos pequeños junto a los dientes de ajo sin pelar. Los dejamos hacerse media hora por lo menos y los salpimentamos al gusto. Cuando estén bien hechos y los ajos bien confitados, añadimos el bacalao desmigado y los salteamos bien. A continuación, añadimos la media cebolla troceada y la media patata (previamente bien hervida) cortada a dados pequeños. Dejamos que todos estos ingredientes se hagan bien y volvemos a poner sal al gusto. Cuando todo esto ya esté hecho lo trituramos con el minipimer y lo reservamos en la nevera.

Ahora, ya podemos ponernos a hacer la masa de la pasta propiamente dicha.

Ingredientes para 1 persona:
(Receta de Taller de pasta)
80 gr harina 00
40 gr de harina de sémola
1 huevo medio (50 gr)
(agua, si el huevo es más pequeño o nos queda una masa muy seca).

En una superficie limpia (lo más recomendable es la madera) pero yo lo hice sobre mármol, formamos un círculo o corona donde hacemos un agujero central. Reservamos un poco de harina de esa corona para ir agregando si la masa queda húmeda. En el centro ponemos el huevo y lo batimos con un tenedor. Ahora ya podemos ir incorporando poco a poco la harina de la corona y mezclar con el huevo. Una vez hecho esto, compactamos la mezcla con las manos hasta hacer una bola que amasaremos durante 5 minutos. El resultado debe ser una masa no muy pegajosa. Cuando ya está, la envolvemos en film transparente y la ponemos en la nevera unos 15-30 minutos. Luego ya podemos sacarla y estirarla con la máquina de hacer pasta o con un rodillo. Debe quedarnos una lámina (o varias) finas y translúcidas. A partir de entonces, ya podemos dar forma a la pasta. Como esta receta era un poco de prueba y la lámina no me había quedado tan larga como quisiera, decidí hacer raviolis, con un molde largo sino usando un molde redondo de galletas. También hice 2 masas separadas, para 2 personas… Tras cortar los raviolis, y con la ayuda de dos cucharas, podemos ya rellenarlos y sellarlos con un tenedor (no hace falta ni agua, ni clara de huevo para que se peguen…de todos los que hice, solo se abrió uno al hervir…).


 

Finalmente, pues, queda hacer la pasta en agua abundante y salada. Hay que dejar hervir el agua y dejar que los raviolis se cuezan unos 10-15 minutos (cada pasta es distinta, así que hay que probar para saber cuando están ‘al dente’). Mientras se cuecen, podemos preparar la salsa. En este caso, decidí aprovechar el relleno que me sobró y mezclarlo con algo de mantequilla, nata líquida, sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Pero simplemente con un buen aceite de oliva hubieran estado igual de buenos. La verdad es que no tiene nada que ver con la pasta comprada y, aunque parezca laborioso, lo que más tiempo lleva es conseguir la lámina fina ya que lo hice a mano. Con la máquina de hacer pasta, debe ser mucho más rápido… Quedaron riquísimos.

Pongo por último una foto de lo que me parece más importante: ¡las harinas! Hacer pasta con la harina normal de trigo, aparte de saber distinto, hace que se nos pegue la masa y sea muy difícil trabajarla. Así pues, he aquí uno de los secretos para una buena pasta… harina de calidad (aparte de la tienda Taller de pasta puede encontrarse en tiendas gourmet, tiendas italianas y en Barcelona, me han comentado que en Renobell, en el Paseo Picasso…Una tienda que ya estoy tardando en conocer).

Buon appetito!

 

 

 

Taller de pasta en Cooking

El pasado sábado estuve en Cooking, The Kitchen Company, donde Graciela del Taller de pasta iba a dar una clase demostrativa gratuita. Taller de pasta tiene dos tiendas: una en Sarrià y otra en l’Eixample. Por esta última paso cada día y esta misma semana les compré harina de sémola a granel, donde una chica muy simpática me atendió.

El taller estuvo muy bien y -POR FIN- aprendí bien cómo hacer la pasta y sus trucos y secretillos. Graciela nos contó cómo hacer una masa básica, las diferencias entre las harinas y las distintas posibilidades que ofrece tanto la pasta larga como la rellena. En su taller, se imparten cursos también y en la tienda, podéis encontrar no solo pasta artesana a diario sino otros condimentos como salsas y acompañamientos. Al volver a casa hice mi primer intento siguiendo las indicaciones de Graciela y en nada, os lo cuento… De momento, ahí van las fotos de la clase…

Me lo pasé realmente bien y aprendí mucho!

TALLER DE PASTA
Tienda Eixample – Bruc 85 (esquina Aragó) – Tel 93 476 51 49
Tienda Sarria – Pasatge Senillosa 5 – Tel 93 105 16 28

Empezando con la pasta…

Ando últimamente muy italiana 🙂 No sé por qué, pero de repente me entraron ganas de hacer pasta fresca. Compré en una tienda de segunda mano (porque directamente en Amazon no era posible), el libro “Making Artisan Pasta” de Aliza Green. ¿Y qué decir? Que es una auténtica maravilla para iniciarse en la pasta y que me encantó, claro. Me apunté a un curso de pasta de un centro cívico al que espero poder asistir si compromisos profesionales -como sucedió esta semana- no me lo impiden… La pasta me sigue 🙂 y así me llegó la info que en mi tienda de cocina favorita (El món de la llar) hacían una clase demostrativa de cómo hacerla…así que me apunté a última hora.

Pasamos una hora y media estupenda y la profesora. Cecilia, nos dio multitud de rellenos, cómo hacer una masa básica de pasta ‘normal’ y también la de chocolate. También nos dio varias sugerencias de salsas y un montón de consejos. Al final, degustamos y los platos y sólo os digo que de allí hasta se fue gente con ‘tupper’…de lo bueno que estaba todo. La verdad es que pocas veces en hora y media había aprendido tanto.

Comparto aquí la masa de los raviolis de chocolate…si queréis más, os recomiendo pasaros por El món de la Llar.

RAVIOLIS DE CHOCOLATE

INGREDIENTES DE LA MASA

1 1/2 taza de harina

1/2 taza cacao en polvo

2 cucharas soperas azúcar glas

1 cucharada aceite de oliva

2 huevos grandes

1 pizca de sal y canela

Preparación:

tamizar la harina con el cacao y el azúcar. Verter los ingredientes en forma de volcán en un hueco en el centro, incorporar los huevos, el aceite, mezclar con los dedos y amasar hasta obtener una masa suave, envolver con film transparente en el frigorífico reposando durante 30 minutos.

A partir de aquí, cortar la masa y usar la máquina, los moldes o los cortadores para dar forma a los raviolis. Rellenar con el relleno elegido.